"Pretender ser un músico tradicionalista en un género es algo que jamás hubiese sido posible en mi"

Abel Pintos presenta su nuevo tema "El hechizo", habla acerca del efecto pandemia en su próximo disco, su futura paternidad y la presentación de un protocolo para la vuelta de los músicos a los shows.

No le es ajeno al momento. Desde su casa y cumpliendo, como todos, con el confinamiento, Abel Pïntos nos abre la puerta (pantalla de zoom) de su casa (celular) para charlar sobre su último lanzamiento "El Hechizo", tema que ya cuenta con casi 3 millones de reproducciones a pocas semanas de su estreno. Pero su nuevo tema fue el el motivo perfecto para recorrer diferentes niveles de su vida personal y musical a lo largo de estos 25 años de carrera que este 2020 se lo encuentra celebrando.


Con más de 15 Premios Gardel, 10 Luna Park, 2 River Plate y cantidades de giras por el interior y exterior, el músico intenta sobrellevar el encierro y como si la vida le diera un guiño aprovecha para vivir el embarazo de su pareja de una manera mucho mas cercana y familiar.


¿Te pasó de estar parado mucho tiempo, sin poder realizar shows, juntarse en los estudios con la banda, ensayar y planificar?


No estar haciendo conciertos sí, pero de hecho este tiempo si no estuviera sucediendo nada de lo que estuviera sucediendo yo iba a estar sin hacer giras, porque iba a estar en la edición del disco, que la teníamos programada para el mes de mayo y también íbamos a estar en la construcción del concierto, la puesta en escena, la dinámica, el set list y la construcción de la gira.


Gira que pretendía ser como de dos años de duración, por la cantidad de lugares que íbamos a recorrer. Entonces necesitábamos mucha planificación y una vez que arrancábamos, no queríamos estar ultimando detalles sobre la marcha, entonces habíamos decidido que entre el mes de marzo y maso menos julio agosto, iba a estar sin hacer giras.


Siempre los tiempos que detuve las giras, para grabar un disco, organizar como en este caso, también siempre seguí haciendo reportajes que verdaderamente disfruto mucho hacer y también para trabajar en el estudio. Y al final esta cuarentena obligatoria, este parón obligatorio para el mundo entero, de alguna forma tiene características similares a otros momentos en donde el mundo continuaba y yo decidía parar.

Restaba muy poco del nuevo disco, pensabas viajar a EEUU y editarlo, ¿Te molestó internamente de alguna manera tener que parar todo?


Lo estoy trabajando a distancia La lectura que preferí hacer es que a lo mejor haya muchas cosas que todavía puedan aparecer y el disco no está cerrado, está completamente abierto porque hasta que no esté editado se pueden hacer cambios de ultimísimo momento. Y también, ya en un orden más filosófico o de elección para comprender la dinamita de las cosas y de la vida. habitualmente cuando los cambios, en un proyecto son tan significativos normalmente no me molestan.


Como que elijo comprender con que tiene que ver con algo mucho más grande que mi evidente capacidad de comprensión en este momento, entonces no me incomoda ni me molesta. Si en cambio, cuando los cambios tienen que ver con situaciones de inoperancia. Ejemplo, yo tengo que grabar unas cosas y vos otras, y el jueves editamos la canción. Y llega el miércoles a la noche yo hago mi parte y vos no la tuya. Hay que cambiar el plan por eso, ahí si me molesta. Porque empiezo que hay una falta de respeto u otras cosas, ahí si me molesta.


Cuando todos estamos tan encaminados, tan apuntados y tan concentrados y las circunstancias viran hacia otro lugar y nos llevan a todos hacia otro lugar, bueno ahí es cuando yo comprendo que no pasa por las manos de nadie y que hay otro motivo que dice que no se puede, no es el momento indicado y que hay que seguir buscando.

Justamente este trabajo en equipo que hablas, ya habías dado unos primero pasos con el disco anterior. En el nuevo trabajo abrís tus puertas compositivas mucho más y ademas sumas más productores.


Bueno la verdad es que todo el viaje de composición y de comenzar por lo menos los primeros pasos de producción con gente de otros lugares y cediendo mucho el control sobre todas esas cosas fue un viaje de mucho aprendizaje. Yo participé y estoy participando en la producción de las canciones, pero más como aprendiz y observado, que como bajador de línea no digamos. La verdad es que aprendí mucho.


Tuvo en parte un sentido artístico, yo este año estoy cumpliendo 25 años de hacer música, entonces como artista me pasa, si bien tengo mucho recorrido hecho, considero que todavía me queda mucho por recorrer, pero a la hora del aprendizaje, después de haber aprendido tantas cosas, considero que tengo muchas por aprender. Mirá, uno como ser humano cuando se va haciendo cada vez más grande, es como que se va cerrando al aprendizaje, hay una parte muy soberbia en nosotros que cree, como uno ya sabe hacer funcionar la rueda de una manera determinada ya no tiene que aprender nuevas maneras.


Entonces la lucha contra ese costado es constante, entonces yo tengo que poner una predisposición mayor, según el paso de los años para abrirme a nuevos aprendizajes. Entonces una forma de abrirme era esta. Voy a hacer un disco en donde yo sé que puedo escribir 12 o 14 canciones, pero las quiero escribir con más gente. Quiero sentarme a escribir con otras personas, y aprendí mucho de eso.


¿Cómo haces para ir vistiendo a las canciones de diferentes manera, con diferentes ritmos, pero siempre manteniendo una esencia que es muy visible además?


A mí me parece que lo esencial tiene más que ver más con el sentimiento con el que uno puede impregnar lo que va hacer, yo procuro ser genuino conmigo mismo respecto del porque estoy haciendo la música que estoy haciendo


Si yo siento el pulso inexplicable y la emoción inexplicable frente a lo que estoy haciendo, la estética de eso me tiene bastante sin cuidado. Va a pasar más por un lugar de diversión y de explorar y de ser un tipo inquieto, y de no ser en ordenes generales un tipo que este abrazado a muchas tradiciones en su vida. No fui criado de esa manera, no hay una sola tradición familiar, por ejemplo, no tenemos ninguna. Yo tampoco las construí como individuo a lo largo de mi vida. Entonces pretender ser un músico tradicionalista en un género es algo que jamás hubiese sido posible para mí. No está en mi primer pulso.


A mí me divierte, me gusta. Yo hago música, como escucho música. Escucho todo tipo de música. Ahora por ejemplo en mis gustos musicales es como que a medida que me voy poniendo más grande voy cerrando el espectro, me encuentro escuchando cada vez cosas más concretas y coincidentemente, a la hora de hacer música, me está pasando lo mismo. Empiezo como a cerrar un poco el lente amplio que yo tenía de los géneros, los empiezo a cerrar un poquito. Voy a seguir siempre dándome siempre la libertad de hacer la música que necesite hacer. Pero mis primeras opciones están como empezando a ser cada vez como más concretas.


Entonces esa es mi forma de hacer música, por eso nunca me preocupa, nunca hato lo esencial al género, o a las formas de hacer las cosas, sino a lo que siento mientras las hago.

Editaste el nuevo single, El Hechizo y explota en reproducciones, ¿Te sigue asombrando la respuesta del público?


A mí me sigue sorprendiendo el hecho de que le público siempre esté atento a escuchar lo que yo voy a proponer, eso es lo que me sorprende y me siento agradecido. Yo no me siento agradecido solamente con el público al que le gusta lo que propongo. Yo me siento agradecido con todo el que se toma tres minutos de su vida para escuchar algo que a mí me llevó meses de trabajo, dedicación y sobre todas las cosas una emoción enorme realizar. El gusto es subjetivo y eso no lo va modificar nunca nada ni nadie. Yo jamás buscaría tener el control sobre algo tan indómito.


Me siento agradecido con todo el que se toma tres minutos de su vida para escuchar algo que a mí me llevó meses de trabajo, dedicación y sobre todas las cosas una emoción enorme realizar.

Entonces por eso digo que a mí cuando me dicen, tal músico está perdiendo su esencia porque cambio de género, o de estructura o de forma de cantar, o de tonalidades, yo no estoy de acuerdo con eso.


Curiosamente yo siento que es lo que el público ah elegido tener como consideración frente a mi, como el artista que eligen para escuchar, para compartir cosas. Siempre han respetado mis dinámicas. Y no sujetan una canción que les gusta o que nos les gustan, esa canción no significa mi carrera. Mi carrera es mi carrera, y en esa exposición de cuadros entienden que hay cuadros que les gusta más y hay pasajes de la galería que simplemente no los visitan, pero entienden que le tipo que está en la puerta recibiéndolos y diciéndoles – pasen a ver mis cuadros, entienden que ese tipo es igual a ellos o ellas. Para mí es un orgullo mostrarte mis cuadros, te gusten o no, para mí ya lo es así.


¿Qué esta más complicado de cerrar, el nombre del disco o del futuro hija/o?


jajajajaja El nombre del disco, es el más incierto en este momento. Al ser incierto la fecha de la edición es más incierto el nombre y tiene muchas más posibilidades de modificarse. En cambio, nosotros no vamos a ponerle el nombre a una beba o un bebe respecto de su personalidad porque no la conocemos. Entonces le vamos a poner un nombre y ojalá ese nombre acompañe el día de mañana la personalidad que ese ser vaya a desarrollar y que la gente le pueda decir – ah te llamas tanto, tener cara de tanto jajaj.


Lo que yo opino es que uno genera un carácter como persona. Por ejemplo, vos conoces cinco o seis “Abeles” en el mundo y me conoces a mí y decís – ah tiene una personalidad que concuerda con el resto de los “Abeles” jajaja


Para cerrar, ¿Estas al tanto de la presentación de un posible protocolo para que músicos profesionales puedan juntarse en salas de ensayo a producir y trabajar en la música? ¿Lo hablaron con tu equipo?


Nosotros en lo particular no lo hablamos, porque tampoco tendríamos que hablar en este momento con respecto a eso. Mi música está en otra etapa, está en la etapa de la creación, de estar grabando lo que ya tenemos listo. Yo hoy no tengo la necesidad inmediata de por ejemplo juntarme en un estudio a ensayar. Si me vendría muy bien poder laburar, que Ariel se pueda venir de su casa a la mía, laburar en mi estudio o irme yo para allá y etc.


para esos tipos de trabajos yo considero que existen protocolos que hoy nos permitirían estar haciéndolo

Pero para esos tipos de trabajos yo considero que existen protocolos que hoy nos permitirían estar haciéndolo, pero no tenemos que olvidar que todos somos parte de algo mucho más global que es una sociedad y entonces en este momento es complicado generar esos protocolos. Los protocolos dentro de todo son planes que los planteas, le afilas los bordes y llegas a algo concreto. Lo que es un poco más complicado es que eso hoy llegue a las manos de quien tiene que llegar, que esa persona le disponga tiempo y sobre todo se juegue a aprobarlo. Porque digo que se juegue, porque a lo mejor esa persona confía en vos y en como lo propones, pero a lo mejor no confía en que todos los que se dedican a lo que vos te dedicas vayan a jugar con esas reglas. Es un tema muy delicado, muy complejo.


Escucha la entrevista completa a continuación:


FACEBOOK: DOAMusica.com

Twiter: @doamusica_ok

Escribinos

REDES DOA

Intagram: doamusica_ok

DOA Musica.com

Trabaja con nosotros

doacomunicación@hotmail.com

Youtube: DOA Música

música.com