Bándalos Chinos: "Es imposible no extrañar la adrenalina del show en vivo"

La banda adelantó dos singles de su próximo disco y reflexiona sobre la incertidumbre de la vuelta, la presencia de los 80 en el pop actual y una certeza; "Es muy raro haber soltado música nueva y no tener ni idea cuando va a llegar el momento de hacerlas sonar en vivo"

Foto: Guido Adler 


Indagar en el mundo de Bándalos Chinos es adentrarse en un sin fin de música indie/pop donde la principal característica es el disfrute desde arriba de los escenarios. En este contexto, la banda integrada por Goyo Degano (voz), Iñaki Colombo (guitarra), Salvador Colombo (sintetizadores), Tomás Verduga (guitarra), Matías Verduga (batería) y Nicolás Rodriguez del Pozo (bajo). adelantó dos singles de su próximo disco: "Mi Manera De Ser" y AYNMG (Asi Ya No Me Gusta). En una charla con parte de la banda y en plena cuarentena, reflexionan sobre los lanzamientos, el proceso del nuevo disco y que es lo ven en el futuro cercano de la música.


- ¿Es la primera vez que se encuentran tanto tiempo sin poder salir a tocar, sin subirse a un escenario, todo lo que conlleva un show en vivo y esa convivencia de ustedes para con el público? ¿Qué es lo que más se extraña?


Tomás Verduga: no es la primera vez pero si fue muy inesperada, y fue un golpe duro para todos los planes que teníamos, hubo que replantear el juego para el próximo año por lo menos y todavía hay mucha incertidumbre. Es imposible no extrañar la adrenalina del show en vivo.


Matias Verduga: Si, totalmente. Hemos estado uno o dos meses sin tocar por distintos motivos, pero nada se asemeja a esta situación y este contexto donde no podemos ni vernos entre nosotros. Extraño principalmente estar arriba del escenario, o estar con todo el equipo en los camarines previo a salir, sentir la energía de la gente esperando a que suene el primer tema, todo ese momento era muy mágico.


Nicolas Rodriguez del Pozo: Comer un buen asado con amigxs! Jajajaja! Es como decís, se extraña mucho todo lo que gira en torno a tocar en vivo. La magia que se genera al estar interactuando con el público en un mismo lugar, tocar todos juntos en un mismo escenario, algo que parece obvio pero que por última vez lo hicimos el 8 de marzo, van a ser tres meses ya! Desde 2014 que no pasa tanto tiempo sin siquiera ensayar todos juntos. Se extraña también viajar, salir a la ruta y conocer nuevas ciudades. Se nos cancelaron fechas en las que íbamos a ir por primera vez a Perú, Chile o Colombia donde hubiéramos estado estos días… eso duele. Si tengo que decir una cosa puntual, extraño la energía que circula por el cuerpo al estar tocando en vivo compartiendo nuestra música con el público.


No esperen un disco full ochentoso porque fue más bien un recorrido por paisajes sonoros de distintas épocas en donde jugamos y exploramos cada formato de canción.

Este contexto, ¿los ponen en un momento reflexivo, les abre la cabeza para repensar ideas musicalmente que por momentos la vorágine del día a día se los lleva por delante?


Tomas Verduga: Por lo menos a mi me vino muy bien frenar un poco de esa misma vorágine, desde poder sentarme a practicar con el instrumento, o leer y escribir, estar en mi casa, estar un tiempo continuado con mi compañera, un poco necesitaba y me inspira esa tranquilidad. Estar de gira mucho tiempo, viajando, tocando, es un ritmo de vida divertido pero el cuerpo y la mente sufren de a momentos.


Matias Verduga: Si, es un buen momento para reflexionar y repensar las cosas y cómo uno las hace. Estoy aprovechando el tiempo para trabajar en mi intrumento mano a mano, tratando de sumar horas de práctica lentamente y tocar cosas que no suelo tocar en la banda, laburar la técnica y corregir mañas corporales que arrastraba de años anteriores. De alguna manera me empecé a correr de una zona de confort en la que estaba con el fin de mejorar y ampliar mi paleta de ideas a la hora de hacer música. Estar mas cómodo, mas tranquilo a la hora de hacerlo y disfrutarlo cada vez más.


Nicolas Rodriguez del Pozo: Definitivamente este parate generalizado nos llevó a todxs a dedicarle tiempo a cosas que usualmente no le dábamos. Eso puede ser terrible para el bocho porque podés darle mil vueltas a cosas y terminar re enroscado. La cuarentena te mete en un vaivén de emociones en el que algunos días son muy jodidos… pero de golpe al otro día eso queda atrás y amaneces en la buena sintiéndote joya. También hay casos donde la reclusión expuso a muchas personas fundamentalmente mujeres a situaciones de violencia doméstica o de género. Poco es el espacio que queda para reflexionar en ese contexto.


Hablando con gente quizás escuchas “tengo ganas de que ya vuelva a ser todo como antes, me cansé de la cuarentena”. Querer que todo vuelva a ser como era antes me parece desaprovechar una oportunidad increíble. Las cosas ya son distintas, creo que todo lo que estamos viviendo va a marcar este siglo, es un hito que va a pegar y generar consecuencias en muchos planos: económica, social y ecológicamente.

Volviendo lo musical, estoy aprovechando para escuchar mucha música como actividad principal, apagar los demás sentidos y hacer foco ahí. Tocar bastante más el bajo sobre todo cosas nuevas y distintas. Y procurando administrar bien la información de la que me nutro. Siento que vivimos una crisis de desinformación en la era de la hiperconectividad… siento la posverdad más viva que nunca. Todo esto musicalmente es increíble porque ningún camino queda cerrado, así que flashando con toda la data que hay para escuchar.

- ¿Cuáles fueron los criterios para anticipar específicamente estos dos singles que están presentando? ¿Dan un muestreo general de lo que se viene para el nuevo disco, o como fue esa elección?


Tomás Verduga: Son decisiones difíciles para nosotros porque somos muchos y no siempre estamos en la misma frecuencia. Estamos contentos con todo el disco asique había mucha posibilidades. Creo que estos dos temas muestran un poco el rango de matices por los que nos movimos, además nos parecían apropiados lÍricamente para todo lo que se está viviendo en el mundo.

Matias Verduga: Creo que Mi Manera De Ser suena muy distinto a lo que veníamos haciendo y nos divertía que fuera uno de los simples porque muestra un cambio de estética y plasma de alguna manera lo que estuvimos experimentando en el estudio.


Lo de AYNMG fue mas una improvisación de cuarentena, ante la falta de fechas sentíamos la necesidad de sacar algo más y potenciar el lanzamiento. Optamos por este tema que llama a la introspección, la auto crítica y habla mucho del contexto que estamos viviendo y los tiempos difíciles que nos tocan atravesar. A partir de ahí surgió la idea de Tomas Terzano de hacer el video doble y todo fue tomando su curso.


No necesariamente representan o anticipan lo que va a ser el disco, que en general es mas bien ecléctico y va a haber de todo. Nos dimos el gusto de experimentar mucho y jugar con estéticas y sonidos de varias épocas, fue un proceso divertido e intenso.


Nicolas Rodriguez Del Pozo: El proceso de elegir los singles fue divertido, hubo una ronda de votación y fueron apareciendo los candidatos que después ordenamos para lanzar. Igual toda esta incertidumbre general hace que sigamos modificando planes. Originalmente este primer release iba a ser solo “Mi Manera de Ser” y bastante antes para abril, pero entre otras cosas vino la cuarentena y lo fuimos postergando hasta que vimos que iba para largo así que pusimos fecha inamovible. Lo que pasó ahí es que por un lado se acumuló manija de querer compartir la música así que sumamos AYNMG.

Que por otro lado nos terminó de cerrar por varios motivos. Primero acompaña el vaivén de emociones que decía antes. Por otro lado aporta esa mística de lanzamiento de single a la vieja usanza con lado A y lado B. Y por último justamente muestra que en este disco va a haber un espectro amplio de sonoridades.


- Se vislumbra un ataque ochentoso en los singles, y lo traen en un contexto actual totalmente diferente. ¿Es una forma de revalorizar conceptos o ideas de aquella época o es más que simplemente un gusto musical?


Tomas Verduga: Suelen identificarnos con la década de los ochentas, pero no es una búsqueda voluntaria. Puede tener que ver con las cosas que escuchamos y el tipo de sonidos que nos estimulan. Queríamos hacer un disco ecléctico y una especie de "oda al pop", los ochentas fueron una década clave asique quizás sea imposible hacer pop y que no suene ochentoso.


Matias Verduga: Son decisiones que toma nuestro productor Adan Jodorowsky a la hora de encarar la canción en el estudio, en este caso se le ocurrió darle un color bien 80’s al audio de la bata y usar el CP80 que es un teclado muy característico de la época.

Después se grabaron “gritos de estadio” y se empezó a formar todo ese contexto exageradamente ochentoso medio en serio medio en joda que tiene el tema. Todas estas cosas que surgen en el proceso de grabación, algunas son espontáneas y otras no. Nosotros también escuchamos mucha música de los ochenta y nos gusta buscar referencias de la época a la hora de grabar, obviamente eso después se ve reflejado en el producto final.


Nicolas Rodriguez del Pozo: Creo que apreciar y disfrutar distintos momentos por donde fue pasando la canción pop desde que la música se electrificó. Sin duda hay mucho de gusto musical y también de revalorizar esas formas de hacer música. Pero no esperen un disco full ochentoso porque fue más bien un recorrido por paisajes sonoros de distintas épocas en donde jugamos y exploramos cada formato de canción.


Es un disco más bien ecléctico en donde el hilo conductor es la esencia de la banda discurriendo por sonoridades variadas. En ese recorrido revalorizamos concepto e ideas de distintas épocas porque musicalmente nos dan gusto.


- ¿Cuánto les afectó, en lo referido al trabajo del próximo disco, todo este parate con la pandemia? Ya prácticamente quedaban los últimos detalles y el lanzamiento final ¿no?


Matias Verduga: Tuvimos la suerte de terminar la grabación del disco a fines de enero, cuando la pandemia aún no había golpeado en occidente, o recién empezaban a saltar los primeros casos. Después se empezaron a dilatar mucho los tiempos, el proceso de mezcla se demoró y así tuvimos que ir pateando las fechas de lanzamiento que habíamos programado. En principio la idea era que el disco saliera en Agosto, pero eso ya no va a suceder.


Nicolas Rodriguez del Pozo: Por suerte nos agarró con todo el material ya grabado y prácticamente todo mezclado también. Así que en relación al proceso de grabación y tener nuestra música lista para compartir prácticamente no nos afectó. Si afectó a todo lo que le sigue.


- Siempre la idea del artista es presentar un disco y rápidamente salir a tocarlo. ¿Lo ven poco probable a corto plazo? ¿Cómo manejan las ansiedades y los tiempos como banda?


Matias Verduga: Es muy poco probable que eso se dé en el corto plazo. Prefiero no armarme de expectativas y proyectar lo menos posible hasta que la situación empiece a mejorar. Por ahora me conformo con poder juntarnos solo nosotros a ensayar los temas nuevos y empezar a darle forma a un nuevo show en vivo.


Nicolas Rodriguez del Pozo: En cuanto a las ansiedades pasa como con cualquier emoción. Obviamente cada uno tiene su vivencia propia de todo lo que nos viene pasando que por suerte es un montón. Y creo que con el tiempo fuimos generando canales y momentos de diálogo para ir digiriendo en grupo también. Tratamos de estar muy atentos al costado humano porque es de las cosas que más pueden complicar a proyectos como el nuestro. Es fundamental hablar todo y al ser muchos se hace más fácil poder acompañar al que está más bajón o con alguna cuestión que le incomode.


FACEBOOK: DOAMusica.com

Twiter: @doamusica_ok

Escribinos

REDES DOA

Intagram: doamusica_ok

DOA Musica.com

Trabaja con nosotros

doacomunicación@hotmail.com

Youtube: DOA Música

música.com